domingo, 13 de mayo de 2012



VÍCTOR MONTOYA DIRIGE TALLER DE LITERATURA

El Centro Albor -Arte y Cultura-, en coordinación con el Círculo Literario de El Alto, anunciaron el curso en la formación literaria con el escritor Víctor Montoya, considerado uno de los mejores narradores de la moderna literatura boliviana.

El curso destinado a los jóvenes alteños tiene el propósito de fortalecer las iniciativas literarias como la edición de textos en el laboratorio literario, los clubes de lectura y los festivales poéticos que se realizan desde la urbe alteña.

El curso se desarrollará en los ambientes de Albor este sábado y domingo, 12 y 13 de mayo.

El Alto está listo para exportar ideas, sólo nos falta unos toques necesarios para afirmar que en nuestra ciudad existe capacidad intelectual y que a cuatro mil metros es posible producir literatura de alto nivel, sostuvo Willy Flores, director de Albor.

Asimismo, una de las organizadoras del círculo literario, Leticia Guarachi, sostuvo que es un orgullo tener escritores que triunfan en Europa como es el caso de Víctor Montoya y que es un privilegio que deje un legado a los jóvenes escritores bolivianos para seguir sus pasos y que el inicio es precisamente este taller.

Consultados ambos, sobre la importancia para los escritores alteños, de tener este curso, los organizadores manifestaron que el expositor representa a una generación de escritores que vivieron en carne propia el pasaje trágico de las dictaduras, por tanto es un autor comprometido con el arte crítico y principalmente con la sociedad es un escritor que puede a portar a la transformación social.

El curso escritura creativa en poesía y cuento es un espacio para alentar la imaginación de los participantes sin restricción de edad, entre los objetivos está la edición de una antología colectiva como resultado del taller literario. Recordar que Montoya es uno de los embajadores culturales en Suecia y representa a Bolivia en las principales ediciones y encuentros.

Víctor Montoya nació en La Paz en 1958, conoció en su infancia y juventud el mundo minero de las regiones al norte de Potosí, cuya dureza y grandeza reflejaría en su obra narrativa.

Siendo aún niño presenció la Masacre de San Juan, acaecida el 24 de junio de 1967: unidades del ejército abrieron fuego contra mineros, mujeres y niños, causando la muerte de 27 personas en la población minera de Siglo XX.

Por su activismo estudiantil fue perseguido por la dictadura militar de Hugo Banzer a mediados de 1976. Hubo de refugiarse clandestinamente en el interior de una mina y luego en una casa de Oruro, donde acabó siendo detenido junto a dirigentes sindicales.

Fijó su residencia en Estocolmo, donde trabajó en una biblioteca municipal impulsando proyectos culturales, dio clases de quechua y dirigió Talleres de Literatura para los que preparó el libro Cuentos de jóvenes y niños latinoamericanos en Suecia (1985). Posteriormente, siguió sus estudios de pedagogía en el Instituto Superior de Profesores y ejerció la docencia durante varios años. Fundó además las revistas literarias PuertAbierta y Contraluz.

El Diario, La Paz, 11 de mayo de 2012

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada